Staking, el próximo gran negocio de los criptoactivos

Índice de contenidos

Polygon o Solana ya tienen implementado este proceso que dirá adiós a la minería

 

El mundo de las criptomonedas está en constante cambio, buscando nuevas alternativas para continuar generando valor digital y real. La nueva alternativa puede ser el staking, un método que premia a los usuarios en base al número de criptomonedas con el que respaldan a la blockchain. Mediante proof-to-stake, algunos inversores ya están obteniendo una rentabilidad porcentual anual superior al 1.000%, como en el caso de Titano, al mismo tiempo que generan grandes ingresos pasivos.

Actualmente, tanto bitcoin como ether dependen de que los mineros completen complejas fórmulas para validar las transacciones y crear nuevas monedas. Este proceso se conoce como proof-of-work y necesita gran cantidad de energía. Otras, como Solana o Polygon, ya funcionan con el proof-of-stake y están obteniendo rentabilidades anuales superiores al 5% y al 27%, respectivamente.

Este proceso permite a los usuarios validar las transacciones en función de la cantidad de monedas que aporten o apuesten. Cuantas más monedas apuesten, más probabilidades de validación. El beneficio puede incluir un porcentaje de rendimiento anual, y la cantidad depende de la tecnología blockchain que se use. Además, el proof-to-stake es una opción más ecológica.

Ethereum, la cadena de blockchain detrás de ether, podría lanzar próximamente su actualización Merge. Aunque se desconoce la fecha de esta actualización, se conoce que dejará obsoleta la minería de criptomonedas, basada en el proof-to-work. Este proceso, llamado Beacon, permite a los usuarios apostar ether para apoyar la blockchain y obtener rendimientos en torno al 4% o al 5%, según David Lawant, director de investigación de Bitwise Asset Management, a Fortune. Algunos expertos predicen que las recompensas con Merge oscilarán entre el 7% y el 12%.

El staking tiene como todo un pero, el proof-to-stake apuesta por la viabilidad de la criptomoneda, por lo que está sujeta a la volatilidad de estos activos digitales. A esto hay que sumar las posibles restricciones en lo que respecta a la rapidez con la que se puede retirar una criptodivisa después de apostar, ciertas penalizaciones por no validar activamente las transacciones o las cantidades mínimas necesarias para apostar, entre otras restricciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *