Sbercoin, la última de las estafas de criptomonedas

Índice de contenidos

El suplantador perdió en 24 horas el 90% de su valor

 

La casi inexistente regulación de las criptomonedas, permite que los delincuentes se beneficien con unos activos digitales concebidos inicialmente con el idealista objetivo de operar al margen de los bancos centrales y que la economía quede más ligada a la población y no a grandes instituciones. Así como hace días delincuentes ciberdigitales crearon estafas para recibir en sus monederos digitales las donaciones de personas que creían destinar a refugiados ucranianos, también hay quienes se atreven a suplantar al mayor banco ruso y acuñar una criptomoneda en su nombre.

El 17 de marzo pasado, el banco central ruso concedió autorización a la mayor entidad bancaria del país, Sberbank, para la transacción con criptomonedas. El banco ya estudiaba desde 2020 la posibilidad de lanzar su propia divisa digital. En esas fechas, ya informaba el director ejecutivo del Sberbank que mantenía conversaciones con JP Morgan para crear el token que bautizó como Sbercoin, y en enero pasado presentó sus intenciones de crear un ‘stablecoin’ ligado al rublo.

Esta información y el recordatorio el pasado marzo, encendió la bombilla de algún ciberdelincuente. Este mismo día crearon el Sbercoin, que nada tenía que ver con la entidad rusa. El proyecto, al que denominaron Sbercoin.Finance, comenzó prometiendo revalorizaciones anuales superiores al 383.000% si compraban la criptodivisa. Los  creadores generaron una página web para el Sbercoin y cuentas en redes sociales como Twitter y Discord.

Una de las webs más prestigiosas en el mundo de las criptodivisas, Coinmarketcap, comenzó a recoger su cotización el mismo día 17, y a partir del 18 su valor solo ha caído. En los chats y foros de internet, los usuarios advertían que los creadores no estaban cumpliendo sus promesas de retribución para quienes compraron la criptomoneda antes del lanzamiento y que el precio se había desplomado más de un 80% menos de 24 horas después de su puesta en las plataformas de trading.

Su valor pasó de 0,0004 dólares en su origen a 0,000008 dólares, una caída del 98%, en poco más de 48 horas. Y continuó su declive hasta que a primeros de abril algunos medios económicos aludieron a la divisa como legítima. Solo entonces, tras la publicación de una noticia en Business Insider que por error la daba por legítima, la moneda suplantadora repuntó puntualmente antes de retomar su caída hacia la nada.

Sberbank ha negado cualquier tipo de relación con este proyecto digital, informando que el Sbercoin oficial aún no se ha lanzado. Las cuentas en Twitter y Discord han sido denunciadas y cerradas. En uno de sus canales de Telegram la propia red social avisa de que «muchos usuarios han denunciado esta cuenta como estafa o cuenta falsa» Otra sigue operando, aunque en silencio, tan solo se han limitado a enlazar algunos tuits. En cambio la web, continua operando con normalidad.

Aproximadamente se han realizado más de 25.000 operaciones de intercambio de esta criptodivisa y la poseen más de 1.700 billeteros, uno de los cuales acumula cerca de la mitad de los tokens al ser una casa de intercambio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *