Metaverso, nuevo ecosistema digital

Índice de contenidos

Los mayores beneficiarios actualmente son la educación y el entretenimiento

 

El Metaverso, aunque en fase inicial, y como todo producto especulativo no está exento de riesgos, en parte por la falta de regulación. Lo que sí es seguro es que ha llegado para quedarse si consigue fusionar el mundo virtual y físico y, a la vez, mejorar la experiencia de los usuarios de forma eficiente.

Es una nueva tecnología que ha comenzado a popularizarse, con el aumento de la capacidad computacional de los ordenadores, con avances entre los que se incluyen el aumento del ancho de banda y la capacidad de almacenamiento de datos, así como el auge de la Realidad Virtual (RV) y las experiencias inmersivas.

El Metaverso permite relacionarse con otras personas en un espacio virtual mediante avatares -con la ayuda de unos visores de realidad virtual– que proporcionan una experiencia sensorial similar a la realidad, a pesar de que aún queda trabajo para unificar estos dos mundos. Ya es posible, a través de esta herramienta, acudir a conciertos virtuales, escuchar conferencias o clases, reunirse con personas que están en diferentes localizaciones geográficas, atraer talento profesional que de otra manera no estaría al alcance, entre otras.

Se trata de una tecnología que ya ofrece oportunidades de negocio para los diferentes sectores como el de consumo, el retail, en el que ya hay marcas que se están posicionando, y para otras empresas que están creando tracción y generando NFTs (es decir, tokens no fungibles) para dar exclusividad. Sin embargo, aún queda por determinar cuál es la monetización y cómo medir su rendimiento.

En estos momentos hay más de 150 compañías trabajando con metaversos como sistema operativos, y en el futuro, los expertos apuestan por un modelo de diferentes opciones entre un Metaverso formado por empresas con nombre propio como Meta, Alphabet o Microsoft, y otro más abierto y descentralizado, para usuarios y empresas más pequeñas. Sin embargo, es probable que todos caminen hacia una interactividad entre ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *